Consigue 10€

¡Envío gratis en todas las suscripciones! Empezar

Aprende a esquilar

Aprende a esquilar

Tu caballo cambia su pelo de verano por el de invierno y, como consecuencia, tenemos que sacar la maquinilla. ¿Te cuesta aprender a esquilar a tu caballo de forma correcta, segura y rápida? No hay que estresarse, porque nunca es demasiado tarde para aprender a esquilar.

¿Por qué?

¿Por qué hay que esquilar a un caballo? Principalmente porque un pelaje grueso de invierno puede estorbar durante el entrenamiento, la monta o las competiciones. Un caballo con un pelo largo pasará calor mientras se ejercita, lo que significa que sudará. Por lo tanto, un caballo podría mojarse mucho. Durante el invierno, este pelaje largo y húmedo se enfría rápidamente, lo que puede provocar un resfriado.
Después de esquilarlo por primera vez, el pelaje seguirá creciendo. Por eso, la mayoría de los caballos se esquilan por segunda vez, entre octubre y finales de enero. El mejor momento para esquilar a tu caballo es unas dos semanas antes de un evento o prueba importante. De este modo, el pelaje tiene tiempo para volver a crecer y lucir brillante y uniforme.

Paso 1: Preparación

Antes de coger la máquina de esquilar, lava a tu caballo el día antes de que planees esquilarlo. Cuanto menos suciedad o arena haya en el pelaje, más fácil será el recorte. Además, debes asegurarte de que las cuchillas de tu máquina esquiladora están bien afiladas, que las cuchillas están aceitadas y que tu aparato está limpio. Debe repetir estos pasos durante el proceso de esquilado; limpie y engrase regularmente las cuchillas. También es muy importante: compruebe regularmente la temperatura de su máquina esquiladora. Puede que se caliente demasiado, lo que podría causar quemaduras en tu caballo.

Paso 2: Empezar con cuidado

Empieza a cortar en una parte del cuerpo en la que el caballo pueda verte fácilmente y en la que no sea demasiado sensible. Por ejemplo, la espalda o el comienzo del cuello.
Sujeta la máquina recortadora de forma que las cuchillas queden niveladas con el
pelaje, y empújala lentamente por el pelaje. Es importante cortar contra el crecimiento del pelo, e intentar mantener la piel del caballo lo más tensa posible. Esto evita que la piel se meta entre las cuchillas.

Paso 3: Consigue ayuda

A la mayoría de los caballos no les gusta que les esquilen las patas, especialmente los pies. Esto se debe a que sienten las vibraciones más intensas en estas zonas. Cuando llegues a esquilar estas zonas, puede ser útil que alguien te ayude. Esta persona podría levantar las patas del caballo para facilitar el recorte. A menudo no se esquilan los menudillos, ya que estos pelos impiden que el agua entre en la cavidad de la cuartilla, lo que disminuye la posibilidad de que se produzca infección. Además, está prohibido afeitar el interior de las orejas del caballo, ya que las protegen del frío, la suciedad y los insectos.

Paso 4: Mantente alejado

Para garantizar el bienestar del caballo, debes mantenerte alejado de los pelos
sensoriales. Estos pelos alrededor de los ojos, la nariz y la boca, los bigotes, son vitales para tu caballo. Los pelos que rodean los ojos sirven para poder esquivar objetos. Los bigotes sirven para distinguir los tipos de comida y evitar que tu caballo se golpee la cabeza.

¡Consejo!

Lava a tu caballo con champú Groomfy el día antes de esquilarlo. Después de
esquilarlo frota a tu caballo con un paño después de recortarlo. A los caballos les suele gustar esto, y hace que el pelaje brille.


En Groomfy encontrarás diferentes productos enfocados al cuidado, limpieza y
bienestar de tu caballo. Además, podrás elegir con qué frecuencia quieres recibirlos para que no tengas que preocuparte en ningún momento. Y con nuestras suscripciones ¡el envío siempre es gratuito!

Últimos artículos

  • Aprende a esquilar

Categorías

Español
Español